Qué debes hacer si no sabes qué hacer

qué hacerRecientemente he seguido con atención uno de los seminarios del llamado padre del Marketing moderno, Philip Kotler, donde hablaba de que en General Electric además del departamento clásico de marketing que ayudaba al de ventas en su objetivo de vender, existía otro departamento paralelo llamado “Defense Marketing”, pero independiente, en el que el objetivo no era vender sino estudiar las tendencias a 5 años vista para que la empresa pudiera adaptar su política comercial y el producto. Por ejemplo, pensemos en el caso de un electrodoméstico, lo que analizaba el personal de este departamento era si las cocinas serían mayores, si los refrigeradores serían más grandes, qué características demandarían o qué instalación requerirían, etc.

En este sentido, es conocida su definición de Marketing:

Es la técnica de administración empresarial que permite anticipar la estructura de la demanda del mercado elegido, para concebir, promocionar y distribuir los insumos y/o servicios que la satisfagan y/o estimulen, maximizando al mismo tiempo las utilidades de la empresa.

Si pensamos ahora en la aplicación de esta teoría a tu vida, nos daremos cuenta de la similitud. ¿Qué es lo que ocurre normalmente? Pues que si no has establecido tus objetivos a corto plazo mediante un plan personal o un calendario, sino que funcionas por inercia o según tu instinto, puede ocurrirte que en algún momento te encuentres en un callejón en el que aparentemente no encuentras la salida, o que incluso te sientas en soledad o desplazada/o.

Todo evoluciona a nuestro alrededor, nada permanece estático sino que es dinámico y cambia constantemente; desde la naturaleza hasta tu propio estado anímico. Ante eso no puedes adoptar una postura de verlas venir, sino al contrario tienes que trazarte unos objetivos revisables periódicamente, y luego hacer el máximo esfuerzo por conseguirlos. Da igual de qué objetivos se trate; puede ser buscar trabajo, terminar tu carrera, aprender un idioma… No te centres en encontrar un método mágico para conseguir lo que deseas, sólo existe un método infalible que consta de: autoestima, motivación, esfuerzo, constancia… y pocos elementos más que tienes en cantidades sorprendentes dentro de ti.

Ahora viene la pregunta típica en estos casos ¿Pero cómo me motivo? ¿Cómo me esfuerzo? ¿Cómo saco voluntad? Pues te voy a responder al estilo de cómo lo hizo Stephen Covey cuando alguien le preguntó ¿Qué puedo hacer si ya no amo a mi mujer? Y él le dijo “Amarla”; en tu caso para estar motivado, Motívate; para esforzarte, Esfuérzate… y así con todo. No creas que es un juego de palabras, ni que la solución tiene que ser más compleja, ¡es cuestión de emoción! ¿Es que todavía no te has dado cuenta de que basta con tu propia voluntad para que todo se transforme en tu interior?

Gracias.

José Ramón García

QuiereteMilVecesMas

The following two tabs change content below.
A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal, Formador, Consultor y Bloguero.

Latest posts by José Ramón García (see all)

7 comentarios
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Caylin!

      Gracias a ti. Me alegro mucho de que sea así y no me extraña.
      No sé si conoces la historia de Nasrudin, es muy conocida y tiene mucho que ver con este artículo, dice asi:

      Muy tarde por la noche el Mullah Nasrudin se encuentra dando vueltas alrededor de una farola, mirando hacia abajo. Pasa por allí un vecino.

      —¿Qué estás haciendo Nasrudín, has perdido alguna cosa?— le pregunta.
      —Sí, estoy buscando mi llave.

      El vecino se queda con él para ayudarle a buscar. Después de un rato, pasa una vecina.

      —¿Qué estáis haciendo? —les pregunta.
      —Estamos buscando la llave de Nasrudín.

      Ella también quiere ayudarlos y se pone a buscar. Luego, otro vecino se une a ellos. Juntos buscan y buscan y buscan. Habiendo buscado durante un largo rato acaban por cansarse. Un vecino pregunta:

      —Nasrudín, hemos buscado tu llave durante mucho tiempo, ¿estás seguro de haberla perdido en este lugar?
      —No, dice Nasrudín
      —¿dónde la perdiste, pues?
      —Allí, en mi casa.
      —Entonces, ¿por qué la estamos buscando aquí?
      —Pues porque aquí hay más luz y mi casa está muy oscura.

      Y así es Caylin como nos sucede muchas veces. Buscamos y buscamos eso que nos hace felices y no lo encontramos, hasta que un día caemos en la cuenta de que lo que estamos buscando nunca lo hemos perdido, pues está dentro de nosotros mismos.
      Si buscas la felicidad, la llevas contigo, está dentro de ti.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  1. Irene
    Irene Dice:

    Miedo miedo miedo….sera la edad???yo nunca fui miedosa, siempre fui muy arriesgada, me encantaba descubrir cosas nuevas….veia claramente mis metas, las visualizaba…no pensaba en nada entre el espacio que habia para lograrlo, ni pensaba como??? y si esto??? y si aquello??? bueno…despues deje de ser yo la vida me mostro triciones que nunca imagine….wow!! en fin…ahora soy desconfiada de todo!!! pero este articulo y todo lo que se escribe aqui me parece de gran utilidad. Ojala que me atreva de nuevo a ser yo. Gracias

    Responder
  2. CELIA
    CELIA Dice:

    COMO ANILLO AL DEDO ESTE ARTICULO ………PERO ESTOY CONSIENTE QUE TODO DEPENDE DE MI. AHORA EN QUE ESTARÉ FALLANDO??? PARA NO PODER SALIR DE UNA COMPLICADA SITUACIÓN??

    Responder
    • QuiereteMilVecesMas
      QuiereteMilVecesMas Dice:

      Estimada Celia:

      Gracias por tu comentario. No se en qué consiste esa situación que mencionas, pero tampoco tienes que estar fallando, simplemente puede que no hayas encontrado la determinación suficiente para tomar acción sobre esa situación. A veces también sucede que somos prisioneros de nuestras propias emociones y sentimientos. Quizás te pueda ayudar el webinar de la No-Necesidad que hicimos para los seguidores de Facebook, si no llegaste a verlo pídemelo y te envío el enlace.

      Un Saludo,
      José Ramón

      Responder
    • QuiereteMilVecesMas
      QuiereteMilVecesMas Dice:

      Estimada Carla:

      Me alegra saber que esas palabras han podido ayudarte a abrir la ventana que tenías cerrada y a través de la cual puedes ver ahora más despejado el camino. Sólo el hecho de que te sientas mejor ya es motivo suficiente de alegría.

      Un Saludo y gracias por tu comentario.
      José Ramón

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario