compartir

Da y no acapares

compartirA veces no nos damos cuenta de lo fácil que es ser generoso. Y no me refiero a generosidad en términos económicos, pues en los tiempos en que vivimos eso es más complicado y en cualquier caso dependerá de tu situación económica, si no tienes dinero te será imposible y además la cantidad que darías generaría un alivio puntual y pasajero, equivalente a dar un pescado en vez de enseñar a pescar, tal y como reza en el viejo proverbio. La generosidad a la que me refiero tiene que ver con compartir nuestros conocimientos, nuestra experiencia, etc., eso es lo que realmente cuesta y sin embargo es fácil de disponer.

¿Y sabes por qué creo que cuesta tanto compartir esas cosas inmateriales pero de gran valor? Pues yo creo que es porque en general somos por naturaleza más egoístas que generosos, además del paradigma que dice que la información es poder, y hay gente que lleva eso hasta las últimas consecuencias. ¿No encuentras ridículo que en la era de la información y la tecnología en la que nos encontramos alguien todavía pueda pensar que su poder está en la información que posee? Me da la impresión de que, salvo que poseas el secreto de la vida eterna o la solución para una enfermedad incurable, todo lo que puedas saber está al alcance de cualquiera mediante una simple búsqueda en Internet.

¡Que no, que no, que el valor de una persona no está ahí! además piensa que cuando decimos valor o poder estamos hablando de una etiqueta que nos colocan los demás, si estuvieras en una isla donde el único habitante fueras tú ya me dirás cómo puedes sentirte poderoso si no tienes a alguien que te otorgue ese calificativo. Realmente eres poderoso cuando compartes con los demás, en principio, sea lo que sea, pero más concretamente cuando compartes tu conocimiento y tu experiencia. Y si no lo crees practícalo y luego me cuentas.

También creo que ese egoísmo tiene que ver con la inseguridad. Pensamos que si no compartimos nuestra experiencia ni lo que sabemos estaremos más seguros y en ventaja frente a otros. Lo que yo pienso es que nuestra seguridad depende de otras cosas. Cada uno de nosotros es único en algo o por algo. Todos tenemos ciertas habilidades, aptitudes, etc., innatas y que ni podemos deshacernos de ellas, ni podemos transmitir, va con nosotros. Por ejemplo: conozco a una persona que desde pequeña tiene la habilidad de escribir con las dos manos a la vez, con la mano derecha hacia la derecha y con la mano izquierda hacia la izquierda. Te aseguro que por más que lo intenté no lo conseguí imitar. Ese es un ejemplo de una habilidad innata en esa persona y que no se puede transmitir. ¿Conoces a alguien muy apreciado en el trabajo? Si así es piensa ahora a qué se debe ¿Acaso a que sabe más que los demás o a que tiene mucha experiencia? Tanto el saber como la experiencia le serán de utilidad si está rodeado de inexpertos, pero al cabo de algún tiempo estaréis todos a la misma altura, en cuanto a conocimiento y experiencia en el trabajo se refiere.

A menudo observo en ambientes laborales cómo algunas personas esconden lo que saben y se valen de ello para mantener el control en sus manos. Esas personas viven ante el temor permanente de que la información que poseen sea de conocimiento público (de los demás compañeros de trabajo) y desde ese momento dejen de ser importantes. La realidad es que si compartieran lo que saben o su propia experiencia, lejos de ser menos importantes lograrían ser mejor valorados por los propios compañeros y posiblemente por la empresa, pues el efecto inmediato sería el aumento de eficiencia general, mejora de la productividad…

Desde aquí te animo a que, si eres de los que no sueltan prenda, a partir de ahora compartas lo que sabes con los otros, ésto te hará sentir bien y además estarás ayudando efectivamente a los demás. Llévalo a tu vida laboral y personal.

Gracias.

Versión en audio:

firmaQr

The following two tabs change content below.
A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal, Formador, Consultor y Bloguero.

Latest posts by José Ramón García (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario