Entradas

Voz Interior | QuiereteMilVecesMas

Qué es la Voz Interior y Cómo Escucharla

La voz interior es uno de esos términos de los que más me cuesta hablar, o escribir en este caso, porque caben muchas interpretaciones acerca de lo que es y la mayoría en el campo de lo abstracto. Por cierto, para disipar las dudas, en este artículo no me refiero a la voz interior espiritual, por ejemplo, la voz de Dios. Sino que quiero referirme a esa voz interior como fuente de sabiduría para responder a las preguntas que nos hacemos. Yo mismo, en ocasiones, he hecho alusión a que tenemos que buscar la respuesta en nuestro interior, pues bien, a esa voz me refiero.

Y seamos realistas, estamos en un terreno donde abunda mucho el humo, lo subjetivo, lo espiritual, lo místico, etc., para explicar lo que nos sucede y dejar la impronta de su veracidad por la imposibilidad de comprobarlo científicamente.

Testimonios de la voz interior

Aunque es cierto que con frecuencia conocemos testimonios de personas que han hecho esto o aquello en base a que escucharon una voz interior que los guió o les reveló el camino para alcanzar la verdad, sin embargo no deja de ser pura interpretación, la misma que a unos les hace ver un día gris y a otros un día maravilloso, la misma, por cierto, que me hace opinar lo que opino.

Lo complejo

Para mí la complejidad de conocer lo que es la voz interior –presupongo que existe– radica en saber hasta qué punto es esa voz la portavoz de nuestros pensamientos y hasta qué punto de nuestros sentimientos. Es más, si fuera sólo de los sentimientos, me pregunto ¿hasta qué punto los sentimientos no son consecuencia de los pensamientos?… y lo dejo ahí, porque podríamos seguir y entonces el asunto se haría demasiado confuso.

Los pensamientos

Tengo la impresión de que lo más común es encontrar personas que parten de sus pensamientos como generadores de esa voz interior. Es fácil confundirse, según estudios científicos se estima que el ser humano tiene unos 60.000 pensamientos al día, así que resulta perfectamente comprensible que creamos que en esos pensamientos reside la voz.

Pero claro, hay un problema, nuestros pensamientos son consecuencia de nuestra interpretación acerca de lo que nos ocurre (Epícteto), así pues, podríamos decir que la fuente donde bebemos en busca de las respuestas que perseguimos, está contaminada por nosotros mismos, porque esos pensamientos son consecuencia de nuestra libre interpretación de la realidad (si para nosotros un día nublado es señal de tristeza tendremos pensamientos tristes, si, en cambio, interpretamos que los días nublados son más puros e ideales para alcanzar la felicidad, tendremos pensamientos alegres…).

Se estima que el ser humano tiene unos 60.000 pensamientos al día. Clic para tuitear

Así pues, no parece que los pensamientos sean el origen de esa voz que buscamos como guía, demasiado ruido, demasiadas ideas, demasiados pensamientos. Podríamos creer que estamos oyendo a algún maestro o guía interior, o a algún espíritu o genio de la lámpara…, pero lo único que haríamos es engañarnos a nosotros mismos.

Los sentimientos, las emociones

De la misma manera que Gurdjieff decía que tenemos muchos yoes, como queriendo decir muchas mentes, igualmente, otros hablan de que tenemos varios cerebros, por ejemplo, el intestino o el estómago se identifica como el segundo cerebro, el de las emociones.

A mi modo de ver, en este terreno de las emociones creo que es más factible encontrar la voz que buscamos, como fuente de sabiduría pura, no contaminada por nuestros propios pensamientos. Aunque también me surge la duda: ¿Esas emociones pueden ser generadas de forma indirecta por pensamientos? Porque de ser así, también existirían vestigios de contaminación.

Y creo que la respuesta a la pregunta anterior es afirmativa. Pues es cierto que los pensamientos generan una conducta y ésta produce emociones o sentimientos, de tal manera que en mi opinión, emociones puntuales y concretas están contaminadas en su origen.

La respuesta

Mi respuesta es difícil de entender, aunque estoy convencido de que es la más probable. El origen de esa voz interior tiene que ser desde nuestra parte emocional, tiene que ser hablada desde nuestras emociones, las que no engañan, las que difícilmente puedes controlar en contra de tu voluntad. Y además, para que no esté interferida o contaminada por nuestros pensamientos, tiene que darse una condición “sine qua non” que exista silencio, silencio interior, claro.

La voz interior es original si procede de nuestros sentimientos y se escucha en silencio. Clic para tuitear

O sea, la respuesta a esas múltiples dudas existenciales probablemente las encontraremos en nuestra voz interior, voz que únicamente escucharemos si hacemos un esfuerzo por sentir nuestras emociones, desde todos los sentidos, y, además, lo hacemos sin darle protagonismo a nuestros pensamientos, sino desde el mayor y completo silencio. Por buscar un símil: tendríamos que practicar una eficiente escucha activa a nuestra voz interior al tiempo que meditamos.

Firma