Entradas

Apego y Dependencia | QuiereteMilVecesMas

Libérate del apego y disfruta de la libertad

El apego o la dependencia mantienen prisioneras a muchas personas en su propio mundo y en su propia relación, principalmente porque convierten lo que tendría que ser un deseo a un ser querido o a algo en una necesidad, es decir, en algo vital para su supervivencia. Y si llegamos a ese punto de considerar que sin esa otra persona o cosa no podemos vivir, en realidad lo que estamos haciendo es darle el mando de nuestra toma de decisiones a nuestro cerebro reptiliano, ese tercer cerebro que desde el hombre primitivo nos ayuda a sobrevivir en situaciones de peligro.

Si nuestra nave la gobierna en todo momento nuestro cerebro reptílico, no habrá espacio para lo racional (Neocortex) ni para el control de las emociones (sistema límbico o cerebro medio), pues el cerebro reptiliano es 250 veces más rápido que, por ejemplo, el Neocortex.

Consecuencias del apego

Las consecuencias de tal confusión son: la infelicidad, vivir en una situación de sometimiento, degradación, tristeza, depresión, sensación de soledad, estrés, baja autoestima, poca auto-valoración, cansancio, indefensión, incapacidad, anulación de su personalidad, etc.

Bajo estas circunstancias, una separación de ese ser querido, ya sea por muerte, por cambio de residencia temporal, por viaje, etc., se hace casi imposible de superar, produciéndose un estancamiento en el ritmo de vida cotidiano y pudiendo ocasionar un trauma que dure toda la vida.

Inmadurez Emocional

Walter Riso, en su libro “Amar o depender”, considera la inmadurez emocional como el esquema central de toda dependencia o apego, porque, según dice, implica una perspectiva ingenua e intolerante ante ciertas situaciones de la vida, por lo general incómodas… Señala, igualmente, tres manifestaciones de la inmadurez emocional relacionadas con el apego afectivo: los bajos umbrales para el sufrimiento, la baja tolerancia a la frustración y la ilusión de permanencia.

De la misma manera, Walter Riso considera que la “súper sustancia” que motiva el apego es la combinación de bienestar y seguridad, de acuerdo con la historia personal afectiva, la educación recibida, los valores inculcados y las deficiencias específicas de cada cual.

Es del todo normal que ante una pérdida o separación de un ser querido, sientas tristeza, pena, soledad… Estas emociones son justificables dentro de tu proceso mental, y con tiempo y lugar para experimentar esas emociones lograrás poco a poco superarlo.

Todo fluye

Por buscar una metáfora que lo ilustre; es como si estuvieras bañándote en la playa y sin que te dieras cuenta te cae una ola gigante que no esperabas y te sepulta temporalmente, en ese momento te sobrecoges y tardas unos segundos en reponerte, casi te quedas sin aire…, pero pasado unos instantes te recuperas y recuerdas lo sucedido con tranquilidad. Decía el filósofo griego Heráclito de Éfeso (540-480 a.c.):

“Todo fluye. Todo está en movimiento y nada dura eternamente. Por eso no podemos descender dos veces al mismo río, pues cuando desciendo al río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos…”

La reflexión de Heráclito es más extensa, pero si nos quedamos con ese párrafo caeremos en la cuenta de que vivimos en un mundo donde nada es para siempre, todo está en continua evolución, y nosotros no podíamos ser menos, aunque en el caso de las personas contamos con un factor que puede limitarnos e incluso bloquearnos, nuestro pensamiento.

“Todo fluye. Todo está en movimiento y nada dura eternamente... Clic para tuitear

Pensamientos

Si en un momento determinado estamos estancados es debido a nuestro pensamiento, a la valoración que hacemos de la realidad, pero no a que seamos intrínsecamente incapaces, o sea, que por naturaleza no somos incapaces, son nuestras creencias y nuestra forma de pensar la que nos limita.

Te voy a poner un ejemplo de algo que me ha ocurrido y me ha hecho experimentar la limitación de mi pensamiento: Salvo que surja algún inconveniente, todos los días al ponerse el sol me voy a caminar un par de horas por el campo (vivo en una zona rural), pues bien, hay un punto del camino en que comienza una pequeña pendiente de unos 100 metros, cuando estoy cerca de esa pendiente comienzo a pensar que me va a costar subirla y que cuando llegue arriba estaré bastante cansado, y así resultaba cada vez.

Un día, antes de llegar a la pendiente, recibí una llamada en el teléfono móvil, era de un amigo y la atendí mientras seguía caminando. Cuando terminé de hablar con mi amigo me di cuenta de que, mientras hablaba, había subido la pendiente e incluso estaba unos 30 metros más adelante. En ese momento noté algo muy extraño, no estaba especialmente cansado, más bien estaba casi normal, respiraba con tranquilidad y no me había dado cuenta de que subí la pendiente, y además hablando.

Me quedé unos instantes reflexionando sobre lo ocurrido, y llegué a la conclusión, que ahora comparto contigo, de que nuestra fuerza y nuestra capacidad son enormes, y sólo nuestros pensamientos nos limitan a la hora de emplearla. ¿Te ha ocurrido algo parecido a ti? ¿Qué conclusión sacas tú? Cuando llego ahora a la pendiente lo hago con más decisión, seguridad y motivación.

¿Qué hacer?

Esto que te he contado es indicativo de que tienes la fortaleza suficiente para poder salir de cualquier situación de dependencia, prestándole más atención al presente, a tu naturaleza y menos a tus pensamientos. En cualquier caso, te propongo algunos puntos que pueden ayudarte a superar ese apego o dependencia:

  • Siente lo que sientes. Busca un momento de tranquilidad y experimenta en tu cuerpo, con todos tus sentidos, esos sentimientos, sensaciones y emociones que percibes. No ignores tus emociones, al contrario, préstale atención: si estás triste siente la tristeza, si reconoces inseguridad siéntela también… El asumir conscientemente lo que te está ocurriendo te ayudará a sobrellevarlo y poquito a poco te aumentará la autoestima.
  • Siente lo que eres. Ahora toca sentir esa fortaleza interior, sí, limitada de momento por tus pensamientos, pero intenta ser consciente de que está dentro de ti. Para ello recuerda algún momento en tu vida en que lograste algo grande, o incluso que estabas motivado ¿cómo te sentiste? Si lo lograste en esa ocasión ¿Por qué no ahora? ¿Qué te limita?
  • Siente en compañía. En momentos como esos tenderás a buscar la soledad, pues bien, un poquito vale, pero apóyate en la gente que conoces y sabes que te comprenderán; tus vecinos, tus amigos, tu familia… Ríe con ellos.
  • Redacta tu Misión y tu Visión. Tener una Misión y un propósito es primordial para no perder el rumbo ni perder de vista lo importante. En este artículo anterior te he mostrado cómo construirla, pero si aun así no sabes cómo, escríbeme y te ayudaré.
  • Valora lo que tienes. Mira a tu alrededor: la naturaleza, las personas, las cosas, el sol, las nubes, el olor, el campo, la playa, la música, la risa, los colores, los pájaros, los peces… Todo está ahí, quizás antes no te dabas cuenta, disfrútalo lo que puedas.

Firma

Mi realidad no es la realidad

QuireteMilVecesMasPara la orientación soy un poco torpe, así que cuando un amigo me cita para vernos o para ir a alguna celebración, en algún lugar  que no conozco mucho, le pido siempre el máximo de detalles, y a pesar de eso antes de salir consulto un mapa. Tan despistado soy que lo normal es que me pierda o me pase de largo, aunque eso no me quita motivación. Hoy, sin ir más lejos, cuando salí a mi caminata diaria por el campo, decidí tomar otro camino del habitual y lo que ocurrió es que en vez de llevarme por la izquierda, como venía siendo habitual, pues siguiendo esta nueva senda llegué a mi destino por la derecha, aunque en principio pensé que me había perdido. Leer más

Adiós pero no para siempre | QuiereteMilVecesMas

Adiós, pero no para siempre

Esta imagen me trae a la mente la visión de la escena final de la película “Gladiator”, en la que el comandante Maximus Decimus Meridius deja esta vida y se dirige al encuentro de sus seres queridos, también fallecidos, que se hallan al final de ese prado maravilloso que él recorre, acariciando con su mano las espigas de trigo más altas. Luego, Juba, el esclavo amigo, se despide de él en la arena del circo romano con estas palabras: “Volveremos a vernos. Pero aún no… aún no”.

Esa es mi visión de la muerte, la de un encuentro definitivo con los seres queridos que cruzaron el prado anteriormente. Pero mientras tanto se produce ese encuentro, tienes que seguir adelante en esta vida, dando cumplimiento al papel que te fue encomendado, tu misión.

Te parecerá duro en los primeros instantes, pero es que en realidad nada has perdido, simplemente ese ser se ha despedido de ti temporalmente, pero asistirás al reencuentro algún día. Facundo Cabral solía decir:

“No perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además, lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. ¿Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte, hay mudanza…”

Y así creo yo que es. Todos tus seres queridos, tus amigos, tus familiares…, están allí esperando, no te angusties pensando que ya no volverás a verlos, pues sí que lo harás. Alégrate de haber compartido parte de tu vida con ellos, y es que incluso ellos son parte de ti. Cuando más solemos reconocer esto es cuando se trata de nuestros padres ¿A quién no le ha ocurrido que al mirarse en un espejo ve reflejado en su imagen parte de los rasgos de alguno de sus padres, o de otro familiar cercano? Ellos siguen en ti.

Ni nosotros ni nuestra vida sería la misma sin la participación de las personas que nos han rodeado. Por ejemplo, aquel tío que nos llevaba, a mí y a mis hermanos al colegio, o a nadar, porque mis padres tenían que trabajar y no podían hacerlo. Que nos dejaba jugar con los juguetes de mis primos, o ver la televisión en su casa. Aprendí de esa generosidad, me sirve de motivación y la imito siempre que puedo.

Firma

Cómo desmarcarte de tus problemas

QuiereteMilVecesMas - ProblemasEn muchas ocasiones permitimos que cosas del día a día nos agobien e incluso nos lleguen a bloquear, nos generen ansiedad, frustración, etc… Aunque un día te levantes con cierta motivación y optimismo, sin embargo a lo largo de la jornada éstos van desapareciendo y transformándose en lo contrario. Se trata de lo que denominamos “los problemas”. A veces nos pasamos el día resolviendo problemas y casi que nos olvidamos de “vivir”.

Algo muy importante que ocurre con los problemas es que te distraen. Sí, te distraen de tu camino, del rumbo Leer más

Me pregunto cuántas creencias te limitan

creencias limitantesCasi todos los artículos que escribo lo hago después de haber vivido las experiencias que en ellos relato. Esto lo digo para que no te pienses que escribo desde la montaña de la sabiduría, ni mucho menos, simplemente me limito a contarte mis experiencias buscando alguna moraleja que te pueda ayudar, y el presente es otro de esos casos.
En estos tiempos de crisis económica son muchas las personas y empresas que lo pasan menos bien, yo también me incluyo, pero si tuviera que destacar algo que me esté sirviendo de ayuda y motivación (aunque de vez en cuando viene ese bajón puntual) Leer más

Qué debes hacer si no sabes qué hacer

qué hacerRecientemente he seguido con atención uno de los seminarios del llamado padre del Marketing moderno, Philip Kotler, donde hablaba de que en General Electric además del departamento clásico de marketing que ayudaba al de ventas en su objetivo de vender, existía otro departamento paralelo llamado “Defense Marketing”, pero independiente, en el que el objetivo no era vender sino estudiar las tendencias a 5 años vista para que la empresa pudiera adaptar su política Leer más

Y me pregunto: Si no tienes suerte ¿Por qué tienes suerte?

mala suerteHace unos días coincidí con un amigo que no veía desde hacía tiempo. Después de ponerme al día con lo que había sido su vida desde la última vez que nos vimos, concluyó moviendo las manos en señal de resignación y diciendo “Como ves, no tengo suerte”. Seguimos hablando durante un rato más y luego nos despedimos con un choque de manos deseándonos los mejor para los dos. Un par de horas después de esa conversación, en un momento descanso que tenía, Leer más

Cómo escapar de la soledad

SoledadA raíz de la sugerencia de Margarita, una amable seguidora de mi página en Facebook, he intentado conocer con más detalle las opiniones y pensamientos existentes en Internet de las personas que se sienten solas. Cuando hablo de soledad, no me refiero a la voluntaria, a la buscada, pues en algunos casos ese tipo de soledad podría ser incluso beneficiosa para la reflexión y el descubrimiento personal. Me refiero a la otra, a la no buscada ni deseada. En este último caso, incluso  Leer más

El papel del Ego en tu Autoestima

SerEn ti conviven dos, por así decirlo, entidades. Una te mantiene unido a lo material de este mundo, y la otra te mantiene unido a lo espiritual. Sin embargo, esas dos entidades no tienen la misma fuerza. Para que te hagas una idea, es como si, en un caso, alguien tirara de ti agarrándote por un brazo, con lo que incluso si ofreces resistencia es posible que te arrastre; y en otro caso alguien tirara de ti sujetándote por un pelo, con lo que, aunque no ofrezcas resistencia, y dado lo endeble  Leer más

¿Cuál debería ser la base de tu motivación y autoestima?

Visión¿Has probado preguntarle a un niño qué le gustaría ser de mayor? Pues, por lo menos en España, según un estudio realizado por la empresa Adecco, y publicado por la agencia Europa Press, el 21% de los niños quieren ser futbolistas cuando sean mayores, profesión favorita seguida por la de policía, piloto de Fórmula 1 y bombero, mientras que las profesiones que más triunfan entre las niñas son la de profesora, con un 24%, la de veterinaria (15%) y la de Leer más