Entradas

Depresión y ansiedad | QuiereteMilVecesMas

Depresión y Ansiedad; la solución está en ti

Me llama mucho la atención el que, de los artículos que he escrito, el más leído es justo uno que escribí hace casi un año, y que lleva por título “Qué me ayudó a salir de la depresión“. En este mes de agosto de 2012 incluso se ha duplicado el número de lecturas. A este respecto, sólo se me ocurren dos interpretaciones posibles: o que  ese artículo quedó como para premio o que existe un mayor número de personas afectadas por la depresión y, por lo tanto, ha crecido el interés por el tema. Siendo realista, tengo que desechar la primera posibilidad y pensar que más bien se trata de la segunda.

Búsquedas de depresión y ansiedad

Esta suposición mía se ve confirmada con los resultados de las búsquedas en Google durante este último mes, que arrojan una cifra para las palabras –Depresión y Ansiedad– de 823.000 y 673.000 respectivamente para el idioma español, y de 7.480.000 y 4.090.000 para las correspondientes palabras en el idioma inglés.

Profundizando un poco más en la búsqueda de algunos motivos que justifiquen este incremento, por ejemplo, en mi país, España, la incidencia de la depresión por efecto de la crisis económica en los últimos cinco años ha crecido un 19,4%, y las consultas por ansiedad un 8,4%.

En este punto, y en base a mi propia experiencia, quiero decirte que si te sientes deprimida/o y sientes que no es algo pasajero acudas en primer lugar a tu médico, porque si realmente estás en un proceso depresivo la ayuda del médico es determinante, siempre estarás a tiempo de seguir otros consejos, pero sin dejar de ponerte en manos de un profesional.

Síntomas

Recuerda que algunos síntomas son:

  • Baja autoestima
  • Tristeza
  • Indecisión
  • Falta de apetito
  • Pérdida de interés
  • Sentimientos de culpa
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Falta de concentración
  • Falta de energía

Me gustaría igualmente recordarte algo básico y que muchas veces perdemos de vista: eres una persona, no una máquina, y tienes sentimientos. Esto tan elemental te lo digo porque, ante determinados hechos que ocurren en nuestra vida, por ejemplo, la pérdida de un amigo o amiga, o de un familiar, tendemos a cuestionarnos ¿por qué ha ocurrido? e incluso a  culpabilizarnos por no haberlo tratado mejor… y no queremos sentirnos mal.

No le busques explicación, la naturaleza es así y esa es la realidad, tu papel es asumirla. Es perfectamente lógico que te sientas mal, y no sólo eso, sino que además vas a pasar por varias fases, las fases del duelo, que ya están estudiadas, hasta que vuelvas a sentirte bien.

Algunos consejos

Aquí van algunos consejos que quiero darte, para el caso de que estés pasando por esa fase de depresión o ansiedad (recuerda siempre ir a tu médico). No quiero que los veas como algo científico y comprobado, simplemente es lo que yo he experimentado y me ha dado buen resultado, puede que a ti no te de, ¡pero también puede que sí y te sientas mejor!

  • Comenzando por lo último, la pérdida de un ser querido. Es bueno que en algún momento de tu vida reflexiones sobre el sentido de la vida y la muerte. Esto no es algo fácil, pero te ayudará muchísimo en esos momentos en que buscas respuestas a muchas preguntas. Hay personas que se apoyan en su religión, da igual en la que creas, es tu elección personal; otros sin embargo no siguen ninguna religión y tienen su propia filosofía. Sea cual sea el caso, lo importante es que llegues a una conclusión de cuál es el sentido de la vida y la muerte para ti, y lo apliques en esos duros momentos de pérdida. ¡Ojo! eso no evitará que te sientas mal, pero sí ayudará a tener respuestas.
  • Busca compañía. Ya sé que hay personas que cuando se sienten mal buscan la soledad. Por otro lado también ocurre que una vez que voluntariamente has buscado la soledad, luego sientes que no quieres estar en soledad. Creo que la soledad no te ayudará, la soledad puede ser viable cuando estás bien y eres capaz de gestionarte; pero cuando te sientes mal, la soledad agravará tu situación. Te propongo que busques compañía siempre que puedas: tu pareja, familia, amistades…, ellos te ayudarán mucho más que la simple soledad. Aunque sólo sea a efectos de distracción. Puede que te aburras con la compañía o que no tengas el ánimo apropiado, pero créeme, mejor estarás en compañía.
  • Comparte lo que te ocurre con alguien de confianza. Puede ser tu pareja, tu familia, una amistad, compañero/a del trabajo… Ellos te ayudarán cuando tengas que tomar decisiones. Piensa que puede haber algún momento de cierta desesperanza y debilidad para ti, y el compartir con alguien te ayudará a ver las cosas con otra visión más real y menos catastrófica.
  • Si tienes trabajo, no dejes de trabajar. Salvo que te lo recomiende el médico o el trabajo que desempeñes sea de riesgo, entonces debes consultar. Pero si tu trabajo no supone riesgo, no lo dejes, pues te mantendrá ocupado y en momentos distraído de tu estado de desánimo. Da igual que te aburras o que se te haga pesado, el trabajo te ayudará a superar la situación con más normalidad.
  • Si el origen de tu situación es que no tienes trabajo o que lo has perdido, te diré que te comprendo perfectamente. Esta situación es muy compleja y si te dejas llevar por la ansiedad caerás en un abismo peligroso. Sólo hay un camino, pero es muy duro y sin garantías, aunque siempre tendrás una oportunidad, y es el de buscar y prepararte cada vez mejor. No cejes de buscar y amplía tu campo de oportunidades, busca cualquier cosa que seas capaz de hacer, luego ya tendrás oportunidades para mejorar. Piensa por un momento en la batería de un vehículo, que si lo dejas sin arrancar varias semanas la batería se descarga y luego no podrás arrancar. De la misma manera, si te dejas llevar y te abandonas, cuando quieras no podrás emprender la aventura. En algún momento y en algún lugar habrá una oportunidad para ti, tienes que estar preparado, no sólo de cuerpo sino de espíritu también. Si quieres inspirarte en un hecho real, visiona la película de título:” The Pursuit of Happyness” (En busca de la felicidad) por Will Smith. De esa película son estas frases:
“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo…” “Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve por ello y punto.”
  • Desinformación total. Recuerdo que cuando pasé por la depresión no podía soportar escuchar o ver, no sólo noticias, sino cualquier programa por televisión, ya que rápidamente lo asociaba con algo negativo. Mi recomendación es que desconectes de forma drástica de la radio, televisión y prensa escrita. Evita preocuparte por otras cosas que no seas tú, lo más probable y normal es que no esté en tus manos la solución a nada de lo que ocurra en el mundo, así que estar al tanto sólo te ocasionará perjuicio. Además, tendrás más tiempo disponible para ti. Eso sí, esa persona con la que compartes lo que te ocurre estará al tanto de todo y si tiene que informarte de algo que te atañe lo hará él/ella.

Para finalizar, me gustaría que reflexionaras sobre algo: El salir de una situación como esa depende de ti, aunque requieras ayuda externa, pero dependerá de ti. No se sale de golpe, se sale con un poco de esfuerzo que pongas de tu parte. Piensa, por ejemplo, en unos de esos motores para arar la tierra que se arrancan tirando bruscamente con una cuerda. Primero tendrás que abrir la entrada de aire, de combustible…, y luego tirar de la cuerda con fuerza. Lo probable es que a la primera no arranque, y tendrás que insistir una y otra vez hasta que lo haga. Incluso, cuando el motor es un poco viejo o está sucio, arranca muy despacio y poco a poco va subiendo de velocidad hasta alcanzar el régimen normal de trabajo.

“Si crees totalmente en ti mismo, no habrá nada que esté fuera de tus posibilidades.”
(Wayne Dyer)

 Firma