José Ramón García Melián

Estimado lector, pemíteme que me presente. Mi nombre es José Ramón García Melián y no sé a cuenta de qué quiero extenderme en este apartado acerca de quién soy, no soy ninguna personalidad relevante ni he hecho nada especial por el planeta, pero bueno, prefiero contar algo con sustancia que no un par de párrafos predefinidos.

Pues bien, por si quieres saber algo de mí te diré que nací en la Isla Canaria de Tenerife (España), en la que actualmente resido. Descontando mi nacimiento, la verdadera aventura de mi vida comenzó cuando tenía 19 años y realicé el Servicio militar (obligatorio en aquellos años), primero el periodo de instrucción en el C.I.R. 15 de Hoya Fría, y luego en la 2ª compañía de transmisiones y enlaces fijos del Regimiento Mixto de Ingenieros de La Cuesta, en Santa Cruz de Tenerife, mandada en aquel entonces por el Capitán Santos, persona simpática, recta y carismática, además de un militar ejemplar.

Ese año y medio que allí permanecí me brindó la primera oportunidad de mi vida de saber lo que era «servir», en aquella ocasión a mi país (antes llamado España, ahora no sé…). Aunque no es frecuente encontrar personas que habiendo realizado el servicio militar hablen bien de esa experiencia, reconozco que hay compañeros que lo pasaron muy mal, lo cierto es que en mi caso no es así y, aunque hubieron momentos malos, creo que los principios y valores que me habían inculcado mis padres se reforzaron y ampliaron con los que muchos de aquellos profesionales abnegados me transmitieron; incluyo mandos y otros compañeros de la mili.

Después del servicio militar comenzó mi andadura profesional trabajando en diversas empresas, en una primera parte, del sector de la electrónica de consumo, y en una segunda en el del mantenimiento y los procesos industriales, más de 12 empresas. Durante más de 28 años pasé por todos los escalafones: desde aprendiz a director de área.

En el año 2005 un antiguo gerente, y hoy en día amigo, con el que ya había trabajado, me propuso desempeñar un cargo de confianza como asesor técnico en el cuerpo de Bomberos de Tenerife (Consorcio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la Isla de Tenerife). Este trabajo me brindó la segunda oportunidad de «servir», ahora desde una administración pública, directamente a los ciudadanos.

Tengo que decir que esos tres años en el cuerpo de Bomberos, junto con otros cinco en los que estuve trabajando en la multinacional, Philip Morris, han sido los más felices de mi vida profesional. La experiencia en Philip Morris nos dejó marcados a todos los trabajadores que por allí pasamos, pues significó trabajar en la empresa número uno de la Industria de aquella época, era toda una referencia.

Sin embargo, el trabajar codo a codo con los Bomberos ha influido de manera determinante en mi visión de la relaciones personales, el desarrollo y el crecimiento personal, además de que ha sido el periodo de mi vida en que más y mejor he conocido a mi “yo interior”, y esto fue así porque ocurrió cuando tenía 49 años, en la plenitud intelectual de mi vida.

El trabajar con los Bomberos me llevó a tomar una de las decisiones importantes de mi vida, la de formarme como Coach para ser más útil y efectivo en mi trabajo. El Estudio del Coaching, sin embargo, me ha dado mucho más: por un lado conocerme mejor, mejorar y crecer como persona, y por otro acercarme a los demás para acompañarlos y disfrutar de ellos. En esta labor estoy especialmente agradecido a mis tutoras de Coaching Personal y Herramientas avanzadas de Coaching, PNL e inteligencia emocional: Silvia Díaz, Victoria Nicuesa, Inés Montiel y Gema Pomares, y de Coaching Ejecutivo y Corporativo: Ignacio Pérez y Miguel J. Roldán (R.I.P.); profesores todos ellos en el centro donde me formé: The International School of Coaching (TISOC).

Ahora el Coaching, el control de las emociones, la autoestima, la motivación, el crecimiento personal, la asertividad…, y en general todo lo relacionado con las habilidades sociales y el desarrollo personal son temas de gran interés para mí. Son aspectos éstos a tener muy en cuenta cuando nos relacionamos con los demás y, lo más importante, para la relación con nosotros mismos. En la actualidad disfruto atendiendo a mis clientes de Coaching, al tiempo que lo compatibilizo con la formación de directivos y mandos intermedios en la mejor gestión de los recursos humanos en la empresa.

A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros (aquí puedes leer mi Misión para este blog).

¡Gracias y Bienvenid@ a este Blog!

Si no vives para servir, no sirves para vivir
  (Madre Teresa de Calcuta)

Firma
Safe Creative #1612082247373

Guardar

José Ramón García MeliánCoach, Consultor y Formador en Habilidades Directivas